¡Llegó el verano! Y con él, el calor que tanto amamos y odiamos al mismo tiempo. Seamos honestas, el sol alegra nuestros días y nos pone de buen humor para salir a pasear, vestirnos lindas con ropa veraniega, y refrescarnos tomando helado o traguitos caribeños, pero también nos estresa mucho sufrir por el calor: sudar, deshidratarnos, insolarnos o no encontrar sombra para protegernos del sol.

En esta época del año es imprescindible cuidar nuestra piel con mayor consciencia para prevenir manchitas y arrugas por el daño solar, o tener una piel deshidratada y seca que te hacen parece más cansada de lo que realmente estás.

Sabías que según algunos estudios, el 20% de los signos visibles del envejecimiento de la piel están relacionados con el paso del tiempo y, por lo tanto, son inevitables, sin embargo, el 80% están relacionados con el estilo de vida que llevamos y los factores ambientales.

Así que si bien no podemos hacer nada por ese 20% (y no vale la pena estresarnos por eso), si podemos prevenir y cuidar mejor nuestra piel por el porcentaje más grande. 

Abajo te contamos los 5 errores más comunes que cometemos con nuestra piel en verano.

1. Sobreexponernos al sol

Sí, lo sabemos, qué hermosa se ve la piel bronceada, pero el daño solar y todas las manchitas que te saldrán por haberte achicharrado en el sol no valdrán la pena. Si quieres broncearte hazlo aplicándote un buen protector solar en todo el cuerpo (sobre todo en tu cara, cuello y pecho que son las primeras zonas que se dañan por la radiación) y trata de broncearte en horas donde la radiación no sea tan fuerte (antes de las 11:00 a.m. y después de las 4:00 p.m.). ¡Recuerda siempre usar un gorro y lentes de sol para protegerte la piel del rostro que es la más sensible!

Puedes encontrar aquí los bloqueadores solares Martiderm 

Protector solar con retinol y ácido hialurónico

2. Mala alimentación y deshidratación

Helados, pizza, makis, parrilladas… es como si todo lo que nos gusta apareciera mágicamente al frente nuestro en verano. Lamentablemente comer tan mal pasa factura a nuestro cuerpo y a nuestra piel: mala digestión, hinchazón, erupciones en la piel.

Así que en la medida de lo posible trata de comer alimentos que te hagan bien, antioxidantes como brócoli, zanahoria, arándanos, tomate, betarraga, pescados ricos en ácidos omega-3 como el salmón, y verduras de hoja verde ricos en minerales que te ayudarán a proteger tu piel.

Además, de tomar 2 litros diarios de agua, así como lo lees, 2 LITROS DE AGUA AL DÍA es lo que tu cuerpo necesita. ¡Así que a hidratarse se ha dicho!

Ingresa tu correo para avisarte apenas regrese nuestro tomatodo de 2 litros THE KIND WATER BOTTLE

Botella de 2 litros

3. No hacerte una limpieza facial profunda

Sabemos que da demasiada flojera desmaquillarte o limpiarte el rostro apenas llegas a casa después de cenar, salir a bailar o estar con tus amigos, ¡pero nunca fue más importante que hacerlo ahora en verano! Con el calor, el bloqueador solar, sudor y maquillaje, la piel se resiente aún más, por lo que te recomendamos hacerte la doble limpieza todas las noches para retirar todas las impurezas, y además de exfoliar tu rostro 1 vez a la semana para permitir que respire y se regenere. Si bien te costará un poco al inicio, tu piel y tu yo de 10 años te lo agradecerá infinitamente.

Tenemos varios Packs de Doble Limpieza Facial que puedes probar

Doble limpieza facial

4. Tomar mucho alcohol

Sí, es verano, estás de vacaciones, o tienes más tiempo libre y muchos, muchos planes, pero abusar del alcohol puede dañar las células y provocarte la aparición de arrugas, entre otras consecuencias que tiene una noche de juerga como una terrible resaca, dolor de cabeza, pérdida de memoria y malas decisiones. :p De todas formas, si sales recuerda siempre tomar muchísima agua apenas llegues a tu casa, hacerte la doble limpieza (o al menos desmaquillarte), y a la mañana siguiente hidratar profundamente tu piel para que recupere el agua que perdió la noche anterior.

Jugos verdes

5. Usar agua caliente

Bañarte en agua caliente es delicioso, pero usar agua fría (sobre todo en verano) tiene muchísimos beneficios: el agua fría ayuda a cerrar tus poros temporalmente, disminuyendo las rojeces y la inflamación, al mismo tiempo que aumenta el flujo sanguíneo para mantener la temperatura corporal, y en consecuencia, tu piel recupera su mejor aspecto y se ve más saludable. 

¡Así que ya sabes! No dejes de cuidarte en verano, sigue estas recomendaciones (y compártelas con tus amigas) para que se cuiden juntas.

Compartir esta entrada

Productos relacionados

comentarios (0)

No hay comentarios por el momento