¿Cómo hacer la transición de un desodorante industrial a uno natural?

¿Cómo hacer la transición de un desodorante industrial a uno natural?

¿Sabes qué ingredientes tóxicos tienen los desodorantes industriales? ¿Todavía no estás segura de empezar a usar un desodorante natural ? ¿Te da miedo que no funcione y huelas mal?

¡No te preocupes! Aquí te contaremos lo que debes hacer para hacer una buena transición y evitar malos olores.

Para empezar, la mayoría de desodorantes industriales tienen aluminio, el cual está directamente relacionado a enfermedades como el cáncer de mamá o el alzheimer. Es por eso que en los últimos años han aparecido más opciones naturales y saludables para cuidarnos las axilas.

Los desodorantes naturales ofrecen los siguientes beneficios:

·      No obstruyen los poros

·      Están libres de productos químicos

·      Respetan el equilibrio natural de nuestra piel

·      No manchan la ropa

Antes de empezar a usar un desodorante natural, es importante saber que es necesaria una etapa de adaptación, ya que al inicio iremos desechando la acumulación de los ingredientes en nuestros poros que se han guardando por varios años. Por eso, les recomendamos empezar a hacer la transición un viernes para evitar malos olores en la oficina.

Para hacer la transición correctamente es muy importante hacernos un detox de axilas, ya que a pesar de haber elegido un buen desodorante natural, podrías llegar a oler mal por el uso de un producto diferente al usado después de tanto tiempo.

Aquí les enseñamos técnica súper sencilla y práctica para hacer la transición con más cuidado y menos olor.

El proceso consiste en realizar una desintoxicación previa con un emplasto natural que ayudará a eliminar la barrera acumulada de toxinas que obstruyen los poros de manera más rápida y sencilla. La idea es aplicarla después del baño, por unos 15 minutos, hasta que se seque y removerla con agua tibia y dejarla descansar toda la noche sin ponerle ningún producto.

 

Limpieza previa:

¿Cómo se lavan los médicos las manos? Esta es una pregunta que hacemos en nuestras charlas a menudo, ya que tenemos la idea de que lavarnos con jabón de manera rápida nos ayudará a limpiar las zonas afectadas por la suciedad y bacterias, pero no podemos estar más equivocadas.

Los sulfatos del jabón no eliminan completamente las bacterias, ya que se quedan adheridas a la piel. Para esto es importante realizar fricción, es decir, lavarnos las axilas con una esponja con jabón, pero sobarlas en movimientos circulares hasta unas 40 veces. Con esta fricción las bacterias se deslizarán con el agua limpiando profundamente el área.

Después de este lavado, que debemos hacer todas las mañanas para asegurar la limpieza correcta, pasamos al emplasto. Aquí les dejamos cómo hacer la receta:

 

DETOX DE AXILAS

Ingredientes:

1 cucharada de arcilla de chaco
1 cucharadita de vinagre de manzana
1-2 cucharaditas de agua (para obtener la consistencia correcta)

Preparación:

Mezclar todos los ingredientes en un tazón de vidrio (¡no utilizar metal!) Con una cuchara de madera o de metal, mezclar hasta tener la consistencia de una crema.

Poner la mezcla en una capa uniforme sobre las axilas y dejar reposar durante 5-20 minutos.

Este proceso puede causar enrojecimiento, ya que aumentará el flujo de sangre al área, pero desaparecerá rápidamente.
Lavar en la ducha o con un paño caliente y húmedo.
Repetir diariamente o según sea necesario hasta que el olor del brazo desaparezca y el desodorante natural no sea irritante.

Si quieres que te enviemos recetas naturales de desodorante para hacer en casa envíanos tu correo en los comentarios :)

Todos los comentarios

Deja un comentario