Cada vez somos más conscientes de los daños y consecuencias a largo plazo que traen los componentes tóxicos de los productos que usamos en nuestra piel. Así que es necesario leer las etiquetas de los productos de belleza antes de comprarlos para saber exactamente con qué estamos nutriendo nuestra piel.

Por eso quisimos hacer una mini guía para poder enseñarles a leer las etiquetas correctamente y que puedan identificar los ingredientes dañinos de manera fácil y rápida. 

 

Paso 1:  Detecta los principales ingredientes.

Primero que todo, debes saber que los ingredientes que salen en la parte frontal del producto son los que se usan para la información comercial. Esto no es información suficiente para evaluar la calidad del producto, ya que suelen mostrar solo los mejores ingredientes.

En la parte de atrás del producto, aparece la palabra INCI, que es la Nomenclatura Internacional de los Ingredientes de Cosmética, o la palabra Ingredientes, donde verás todos los componentes del producto.

Muchos no saben que la lista de ingredientes se clasifica en función a la cantidad que hay en la fórmula, de mayor a menor. Así que hay que tener mucho cuidado en ver qué ingredientes aparecen primero, ya que éstos estarán en el mayor porcentaje del producto.

En varios de estos casos, veremos cómo los ingredientes más relacionados con el producto que vemos en la publicidad son los de menor porcentaje.

 

 Paso 2: Diferencia lo químico de lo natural.

Los nombres de las sustancias químicas generalmente aparecen en inglés, mientras que los ingredientes naturales los muestran en español. Recuerda que los ingredientes químicos suelen tener nombres científicos o son palabras raras en latín, lo cual hace que sea todavía más difícil de identificarlos.

Los ingredientes orgánicos y de cultivo controlado suelen aparecer con un asterisco. Dos asteriscos significan que son ingredientes derivados de aceites esenciales.

 

Paso 3: Reconoce los principales ingredientes químicos a evitar.

Parabenos: suele aparecer como Parabens, Methylparaben, Propylparaben, Butylparaben o Benzylparaben.

Siliconas: aparece con el sufijo cone o dimetrhicone.

Sulfatos: termina en palabras con sulphate.

Compuestos de Polietilenglicol (PEG o PPG): se puede identificar por los sufijos etil y glicol.

Sulfato de sodio (SLS): también se puede encontrar como lauryl sulfate de sodium.

Parafinas: también conocido como Parafina, Paraffinum, Paraffinum liquidum, Petrolatum, Petroleum, Glicol Propileno, Vaselina o Aceite Mineral.

Flalatos: algunos son DEHP (Dietilhexilftalato), DIBP (diisobutilftalato), DBP (dibutilftalato) y BBP (bencilbutilftalato).

Sales de aluminio: conocido como hidroxicloruros de aluminio o circonio hidratados. Sus nombres INCI son: Aluminium chlorohydrate o Aluminium zirconium pentachlorohydrate.

Perfumes sintéticos: También se lee como parfum, los cuales tienen compuestos tóxicos e ingredientes de origen animal 

Formaldehído

Oxibenzonas

Sulfuro de Selenio: También conocido como Selenium sulfide.

 

Si quieres saber más acerca de los 10 principales ingredientes a evitar en productos de belleza, haz clic aquí.

 

 

Compartir esta entrada

comentarios (0)

No hay comentarios por el momento